You are here

Habrá periodos de aislamiento antes y después del tratamiento en los que el bebé no puede salir de su casa, excepto tal vez para caminatas cortas afuera. En las áreas fuera del hogar hay mayor riesgo de contagiarse de gérmenes como bacterias, hongos y virus en el aire, en el suelo y en otras personas.

En general, el aislamiento antes del tratamiento es más restrictivo porque el bebé aún no ha desarrollado un sistema inmunitario. A continuación encontrará algunas sugerencias para el aislamiento antes del tratamiento:

  • Conéctese con familiares y amigos a través de videollamadas y redes sociales, y póngase en contacto con otras familias cuyos hijos tienen IDCG. A veces las familias con más experiencia pueden brindar opiniones y apoyo estupendos
  • Disfrute de los descansos en familia, interactuando con el nuevo bebé, tomando fotos, leyéndole al bebé, poniéndolo en posición boca abajo y vistiéndolo con ropa nueva
  • Para los padres, jugar juegos de mesa y cocinar pueden ayudar a pasar el tiempo
  • Los padres que estén enfermos no deben participar directamente en el cuidado del bebé ni deben toser cerca de él
  • Cuando el bebé viaje en automóvil, mantenga cerradas las ventanas del vehículo y haga recircular el aire interno en lugar de encender el aire acondicionado o la calefacción, ya que estos introducen aire externo

Después de que el bebé se somete al tratamiento y regresa a casa, la familia debe ser cuidadosa para protegerlo de los gérmenes. Sin embargo, después del tratamiento y a medida que pasa el tiempo, se le permitirá al bebé aventurarse fuera de casa por periodos cortos. Los médicos pueden permitir caminatas cortas al aire libre, siempre y cuando el bebé no esté cerca de personas o una obra de construcción, donde se pueden transmitir hongos.

En este punto las familias están haciendo una transición a una “nueva normalidad”. Ahora no solo están cuidando de su nuevo bebé por su propia cuenta sin ayuda del personal hospitalario, sino que también deben ser cuidadosos con el aseo de la casa y la salud de su bebé. A continuación encontrará algunos consejos adicionales para sobrellevar el aislamiento después del tratamiento.

  • Pídale ayuda a un familiar y tenga una cita nocturna con su cónyuge
  • Si el cuidador principal del bebé está ocupado, solicite trabajar de forma remota
  • Haga ejercicio afuera solo, o cuando al bebé se le permita ir a caminar afuera
  • Haga las compras para el bebé
  • Tómese un tiempo para el cuidado personal, por ejemplo, con cortes de cabello, manicures, masajes y poniéndose al día con sus consultas médicas